sábado, 13 de febrero de 2016

Redeamus ad rem



Al paso en el muro que me presta Zuckerberg:

El pensamiento liberal y el pensamiento socialista se reparten un par de problemas que, no sin cierta violencia, pueden resumirse como paralogismos:
"Ser mutuamente independientes nos hace iguales, autónomos de la sociedad, sin coacciones para cooperar como queramos, y libres de no ser parte del mercado si no lo deseamos." (Una de entre tantas falacias de composición frecuentes en las cosmovisiones liberales.)
"Tener igualitariamente poder sobre la sociedad de la que dependemos nos hace individualmente libres, con independencia para decidir voluntariamente y garantías para elegir sin coacción." (Una de entre tantas falacias de división frecuentes en las cosmovisiones socialistas.)
Mi opinión resultante: la libertad existe donde es socialmente irrelevante, mientras que allí donde es socialmente relevante, no existe. Y así todo resulta cómodo a los valores de cada cual. Los liberales no tienen dificultad en proteger la libertad individual y los socialistas apenas menos para planificar la organización social.
(Omito algunos nombres que me vienen a la mente: de un conjunto a Harrington, Polanyi, Cohen, Marx y Engels, y del otro a Schumpeter, Berlin, Aron, Popper y Hayek. Todos estos casos son un poco más complicados que el de sus seguidores o precursores.)
En fin, que me parece triste que nuestra toma de posición política e ideológica se reduzca a escoger entre cantidades de dos formas de cooperación social predeterminadas, una que tiene la forma del dilema del prisionero y la otra la de la tragedia de los comunes. Todas las demás opciones son un rico abanico de sociedades tradicionales, pero en los que la cultura, la religión, la guerra y el parentesco dan forma al entramado de las relaciones sociales, donde la libertad, en el grado que exista, no surge de ser garantizada mediante la independencia individual, ni su eficacia asegurada con la planificación racional de la vida en común. 
https://es.wikipedia.org/wiki/Capitalismo 
https://es.wikipedia.org/wiki/Comunismo
A los pocos que se ocupan de estas nimias cuestiones tomando partido por un lado u otro: si no quieren que sus esfuerzos sean todavía más fútiles, cuando no banales, van a tener que empezar a madurar, históricamente hablando. 
(Para más detalles y en esta misma perspectiva: Zygmunt Bauman, Libertad, Buenos Aires: Losada, 2007, pp. 204-219.) 

Casi nadie puso «Me gusta».
Faltaba más.